10 ago. 2012

De San Roque a San Roque o el año que casi cascamos


Llevamos unos años apoteósicos y nos temíamos que la cosa podía empeorar. Pues así fue y sigue siendo. No cascamos de milagro. Libramos por un pelo. Bueno, hasta ahora.
La economía nos trae a mal traer. No, no. Nos llevan por la calle de la amargura los que gestionaron los dineros públicos. Un día sí y otro también nos enteramos de sus desastres y como se van de rositas e incluso se les promociona. Llevamos un año escuchando, padeciendo, despropósitos y ya no nos sorprende casi nada.

De Asturias ¿qué quieren qué les cuente? Nada que ya no esté dicho. Aquí sí que estuvimos apunto de irnos de cascos. Dejemos estas cuitas y repasemos el año.

A finales de agosto Navelgas toma el testigo de festividades en el concejo. En su línea: bien y bonito.

La tragedia se cebó en La Llaneza. Un desgraciado incendio segó la vida de una vecina. Las desdichas no vienen solas y otro vecino murió atropellado en la zona de Pilotuerto.
Los primeros días de septiembre nos ofrecen otra fatalidad: la aparición de un muerto en La Llaneza. Vaya año para estos vecinos. A partir de ahí se armó una buena.
El drama, qué de tal se trató, acaparó portadas de periódicos, páginas y más páginas. Las televisiones y emisoras de radio dieron cumplida cuenta de todo lo ocurrido y de lo que las mentes más calenturientas propagaron. Las circunstancias, que nadie sabemos, llevó a dos hermanos al enfrentamiento. Uno está muerto, el otro en la cárcel. No hay nada heroico en esta terrible historia, tampoco sé si hay algún villano.

Como lo de los dineros va por barrios, tocó el turno de nuestro consistorio. A fines del noveno mes del año nos informan de que se iba a pedir un crédito al ICO (Instituto de Crédito Oficial) por importe de 465.867 euros para ir pagando las deudas a los proveedores. ¡Qué le vamos a hacer! ¡Están todos igual! El personal se queda tranquilo.

Manolo Linares y otras personas prosiguen sus demandas, hasta ahora inútiles, de recuperación de los monasterios de Obona y Bárcena. Encomiable pero poco fructífero, y no por culpa suya.

Septiembre de 2011 fue prodigo en noticias. La Ciudad del Motor se cae el programa de Cultura. Bueno, a estas alturas ya estaba más que cantado. Fue la confirmación de algo sabido por todos, aunque algunos se encargaron de mantener su mito. Engañáronme como a un chinu. Cuando éramos ricos no se hizo, ahora que somos pobres qué ni se les ocurra plantearla. ¡Anda, menudo pufu nos iban a meter pal chombu! Como tituló Pepe Rodríguez en La Nueva España: Ni siquiera salió de boxes.

Las trabajadoras de ayuda a domicilio de Tineo tuvieron que ponerse en huelga y manifestarse para cobrar los atrasos.

Lo de Tomasín fue adquiriendo tintes cada vez más esperpénticos. A primeros de octubre bajó del monte y se fue de compras a La Espina. Regresó a sus escondites en taxi.

Nos enteramos que el Principado de Asturias aceptó la sentencia sobre los terrenos en los que se construyó la estación de autobuses. El Ayuntamiento recurrió, pero no pinta bien.

El alcalde de Tineo, ahora ya ex, y actual diputado intenta ser presidente de Acom (Asociación de Comarcas Mineras) pero no hubo forma. Su vecino, el alcalde de Cangas del Narcea, se lo impidió. Vaya, si es que las desgracias nunca vienen solas.

Mosqueo generalizado, también en Tineo, por la posible reordenación de los partidos judiciales.

Vitorino Alonso asegura que hay mina para 37 años más. Aviso a navegantes: lo dijo en octubre de 2011. ¡Ya llegarán épocas peores! La ampliación el pozo-túnel de Pilotuerto sirvió de disculpa para que los alcaldes de Cangas y Tineo se dijeran lindezas públicas.
Sí es que no hay nada como la lucha por un puesto para desatar las lenguas.

57 días por el monte y al final acaban cazando a Tomasín.

La subida de un 60 por ciento en el IBI ya era pública, aunque estaba sin pagar y de momento al personal no le preocupaba. Con la llegada de noviembre se sube el agua un 10 por ciento. Claro que es para paliar el déficit del servicio, faltaría más.
Veamos, el agua es un bien público, cedida su gestión a una empresa privada y nos la suben para cubrir el déficit. Pues vale.

Otra vez más se reivindica la recuperación de los monasterios de Obona y Bárcena. No será la última.
Por noviembre hubo unas elecciones generales. ¿Se acuerdan?
Lío en la IGP Chosco de Tineo. Tanto tiempo para conseguirla y casi se va todo al garete. La cosa está como muy mustia. El chosco sigue siendo algo de andar por casa. ¡Qué pena!

En diciembre se recibieron en el Ayuntamiento los padrones de hidalguía. Parte de la memoria tinetense. ¡Por fin!

Cafento da otro pasito y se planta en Canarias.
El año lo despedimos como pudimos y no esperábamos que el 2012 fuera mejor. El tiempo nos daría la razón.

El año se inicia con los lamentos por los fondos mineros. Santa Bárbara empieza a ser recordada.

¡Otra de elecciones marchando! El alcalde de Tineo, tras unos meses en el cargo, acepta la propuesta de su partido y se presenta como candidato a diputado. Tiene la intención de trasladar el modelo de gestión que hizo en Tineo a la política regional. ¿Querría eso decir que quería un puesto de conseyeru? El tiempo lo dirá. Y lo dijo. No, aunque no fue por falta de ganas y de intentarlo.
Como las nuevas elecciones están a la vista se inaugura un nuevo tramo de la carretera entre Bárcena y Pola de Allande.

En febrero murió Polo. Toda una institución en el concejo. Muchos le recordamos con su acordeón.

En marzo se nos anuncia que la piscina se abrirá en septiembre. Así lo esperan.

Hubo elecciones y unos resultados que debieron sorprender a más de uno. Como siempre, todos ganaron.
El baile de las cifras de la deuda municipal tomó carrerilla. La cantidad de euros, los de los unos u los de los otros, son…digámoslo en un lenguaje políticamente correcto: importantes.
¡Ah! Se abrió la carretera La Espina-Salas. Ya estamos contentos. El 80 que dio para salir en los papeles, ahí sigue.

A fines de abril pudimos conocer las instalaciones de la piscina climatizada. Nos quedamos sin aliento. Cualquier descripción se quedaría diminuta.

En mayo los problemas con las nóminas de los mineros salen a la luz. Negros nubarrones. Se habla de cierre de minas.

El consistorio pide 6.299.518,48 euros para pagar facturas.
El 2 de junio, toma posesión el nuevo alcalde. El rey ha muerto ¿viva el rey? Lo veremos. La corona se la pondrán en el congreso local ¿o no?

Las movilizaciones mineras van adquiriendo cuerpo. El 18 de junio, Tineo y las comarcas mineras, pararon. Las mujeres de los mineros también se movilizaron.
La cosa pública se está poniendo tan caliente que un grupo de profesores y un alumno, Raúl Carbajal, se encerraron en el IES Concejo de Tineo.

Poco a poco el verano va haciendo acto de presencia y San Roque ya se vislumbra. Todo ello aderezado con las continuas y desastrosas noticias político-económicas. Cada uno lo capea como puede, pero el cabreo ciudadano es generalizado.
Como muestra de transparencia, el 18 de julio –menudo día por cierto- el BOPA da cuenta de los emolumentos de la corporación tinetense. Hay una concejala, la última en llegar, que no cobra.

Un año más pediré dos cosas: buen tiempo y buenas caras. Ya sé que la cosa no está para muchas fiestas, pero por unos días alegrémonos en el Campo de San Roque.
Felices Fiestas, pero no para los que nos han jodido. Bueno, esos ni sufren ni padecen.

Licencia Creative Commons
De San Roque a San Roque o el año que casi cascamos por M. Santiago Pérez Fernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario